top of page

Platicando con...

Actualizado: hace 6 días

EntreTmas Revista Digital tiene en esta oportunidad el agrado de acercarlos a la psicoanalista, docente universitaria y poeta argentina Gladys Alazraque.



Desde que tengo uso de razón la poesía ha sido habitar la memoria de mis antepasados, de mi abuela Sara en ese patio, junto a sus plantas y aljibe. Tejiendo crochet, leyendo poesía ella, con mi madre, repetía los versos una y otra vez. Y el que también se acercaba era aquel bello pavo real al cual me gustaba asustar para que desplegara toda su hermosura de ojos tornasolados mirando a esa niña, con el asombro, que ahora sé, me acompañaría para siempre.

 

También puedo contar acerca de mis nueve años, cuando la Srta. Zoila, mi amada maestra, pasaba con la caja llena de tarjetas, preciosos recortes prolijamente pegados por ella y rogando los ojitos cerrados, manitos elegían una de ellas y a escribir en el aula, y la composición brotaba en forma de poema, y ese año, en el Concurso Provincial de Literatura Infantil de Córdoba, ese poema ganó el primer premio, la pintura para la escuela del Alto, de Alto Alberdi, mi barrio y así el poema se hizo el color de una voz. Desde entonces sé que la poesía puede devolver diferentes colores de voz a esos niños que preferían escuchar más que decir y a esos no tan chicos, aquellos que tuvimos que callar y ocultarnos después por distintas razones. Mi poesía está atravesada por esas voces, por mi propia voz que ha callado tantas veces. En realidad, considero que en la poesía no se habla de lo que sucede en el mundo, sino de lo que sucede con las palabras en uno mismo, en los pensamientos, en las ideas, en los castillos de los propios cuerpos, en los relojes detenidos, en las casas vacías, en las casas sin puertas ni ventanas, en las panzas con hambre. Soy el proyecto de una madre amante de Nicolás Guillén, César Vallejo, Federico García Lorca, Rudyard Kipling y de un padre marxista- Spinozista. Soy esta manera de estar en el mundo, vengo de una forma de bondad humana, de preocupación por el otro, desde ese lugar es que he escrito y escribo desde el universo que es mi universo. Pero desafiando y sin ignorar que los rectores del universo son los grandes comerciantes del dolor humano, traficantes de sufrimiento, aquellos que han hecho de la acumulación de dinero su única meta. Por eso considero que la poesía me lleva a poner en el centro a la persona, no a la mercancía, no al valor del dinero, no a lo cotidiano, sino a lo trascendental, a lo que nos hace esencialmente personas. No hay en mis poemas una demanda de amor al mundo sino más bien una demanda de resistencia al mal.

  

Como psicoanalista siempre trabajé por y para  el bienestar de las personas,  de las familias,  de los niños y  una vez retirada  tuve la dicha de encontrarme con Hernán Jaeggi al frente de su taller literario y, a través de su generosidad, tuve el placer de conocer al  grupo  de poetas, del cual hoy formo parte, “Palabras de Poeta”, el cual edita la Revista de Poesía y la Colección de libros Palabras de Poeta, quisiera nombrarlos porque son muy  importantes para mí y para la poesía de Córdoba y de la Argentina, sus directores son Hernán Jaeggi y Carlos Garros Aguilar y tengo el honor de ser parte del Concejo de Redacción junto a grandes poetas como Julio Castellanos, Hugo Rivella, Silvia Barei, César León Vargas, Leandro Calle, Tina Elorriaga, entre otros. Esta revista es editada en papel y en forma digital en Córdoba. Tenemos corresponsales en las distintas provincias de la Argentina y también en otros países de América Latina y de Europa como en Francia, España y Alemania. También “Palabras de Poeta” sostiene un “Ciclo de Lectura de Poesía” desde hace más de veinte años. Desde esta función, puedo decir que los Poetas tenemos la tarea de ser los atrapa sueños de invisibles hombres y mujeres, usando el desafío de la imaginación. Porque el rol del poeta es cuidar la palabra para que cumpla la función de denunciar, también acariciar para que las palabras signifiquen y no se prostituyan. Mi poesía se basa en esas ideas, no pienso que pueda haber una poesía sin ideas, pienso y siento a un "Otro" que dice: sufro, tengo derechos, tengo hambre, necesito. Me imagino una Poesía que cuida, que atiende, que ayuda, denuncia, que crece con la condición de un otro igual, la poesía al servicio de la conciencia de los hombres.

  

Creo que el proyecto más grande al cual podemos aspirar es el de desnudar, dejar al descubierto la memoria, y reconocer el pasado como una deuda pendiente.  Este es el desafío fundamental, la palabra que viene a reivindicar la condición humana, la dignidad. Asumo la Poesía con la obligación de estar en desacuerdo, aceptar las paradojas, aceptar las rebeldías, aceptar las distintas formas, hasta el no tiempo. Sitúo la palabra en esa necesidad de denunciar para avanzar en espacios y en la construcción de lugares aceptables que replanteen la cultura. Y poder pensar otra manera de estar en el mundo, reclamar un nuevo lugar moral para una civilización deseosa de otra forma de vida. Palabras que trabajen por una ética civilizatoria, porque la Poesía es para valientes que exigen una reparación moral. Si bien los Poetas seguimos sin ser visibles, trabajando desde un optimismo dolorido y sintetizando las utopías de una civilización, pero pienso que tarde o temprano la Poesía va a mostrar las posibilidades del ser humano en el desarrollo de los derechos civiles de las personas. Esta es la lucha de los diversos esfuerzos creativos, es una postura espiritual, una palabra, una pincelada, que testimonia, que grita para reivindicar el derecho a tener el sueño de un mundo más equitativo.


Poema


ÉLITE GLOBAL


Desde el subsuelo de los tiempos

entre cortinas de humo

murmuran alaridos


persisten las Moiras del destino

hilando rivalidades

ovillan obediencias

anudan secretos


el Imbunche jorobado pie en la nuca

guarda semillas en su caverna


golpea la tapa desde adentro

despierta al humano del ritual


deambula en su forma

por templos y tronos

nadie ha escuchado sus ecos

ni olor a pensamientos


-la matriz se hace la dormida-


y los misterios se levantan

de las entrañas del mundo


tocan el universo de las marañas


colgados de una carcajada

caen a la existencia -del delantal-

ojos de la providencia

molde prenatal


y desde aquellos diablos tiempos

gastados rumbos

untan el pan con sabor imperial.

85 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page