top of page

Platicando con...

Para EntreTmas Revista Digital es un gusto, en esta ocasión, acercar a nuestros lectores a la poeta ecuatoriana Gina E. López.




Hola, un placer compartir un poco de mi vida literaria en este excelente espacio. Ante todo, agradezco al comité editorial de EntreTmas por la invitación. Bueno, ¿quién soy? Un ser humano que trata de dar lo mejor de sí en todo contexto. Soy profesora de español, traductora, poeta, investigadora y, a veces, gestora cultural. Siempre quise estudiar periodismo, finalmente estudié publicidad y comunicación en la Universidad de Sao Paulo, Brasil; luego obtuve una maestría (literatura hispanoamericana) en la Universidad St. John’s en la ciudad de Nueva York. Viví ahí por muchos años en donde formé mi gusto literario y mis actividades al mismo tiempo. Participé en algunos eventos, talleres, seminarios y, básicamente, conocí a muchos autores famosos, tanto invitados como residentes, así como las comunidades dedicadas a las ferias del libro y eventos internacionales. Una de las actividades que siempre disfruté realizar eran los talleres de enseñanza de español (ELE) del Instituto Cervantes. También estudié en Queens College seminarios de literatura sobre Lorca, García Márquez y otros. The Graduate Center, de CUNY, ofrece también diversas actividades en sus programas. He trabajado en St. John’s University, La Guardia Community College, Queens College y en el sistema público de escuelas del estado de Nueva York como profesora de español. De vuelta a mi país Ecuador, trabajé como profesora de comunicación y lenguaje en algunas universidades del país.

 

En el campo de la traducción, he realizado algunas traducciones así como interpretaciones simultáneas en International Literary Conference, patrocinado por Babahoyo City, Ecuador; Festival Poético Internacional de la ciudad de Otavalo, entre otros.  He realizado algunas traducciones de poetas al español como Silvia Scheibli y Alan Britt. En la ciudad de Nueva York traduje Criminal Justice Pastoral Statement para la Diócesis Brooklyn / Queens.

 

Hablar de creatividad para mí es muy difícil. Recuerdo que en la adolescencia  escribía un diario, pero era mi libro secreto, solo mío. También fui influenciada totalmente por el amor a los libros que tiene un cuñado. Recuerdo tanto, yo muy niña, le veía siempre con un libro en la mano y le preguntaba: ¿qué haces? Y su respuesta era aprender. Eso se quedó grabado en la memoria. En la adolescencia recorrí su biblioteca. Mi amor por la poesía nace de mi vena romántica, trasmitida por J.A. Buesa: “pero te digo adiós para toda la vida, aunque toda la vida siga pensando en ti”; por E. Cardenal: “pero de  nosotros dos, tú pierdes más que yo: porque yo podré amar a otras como te amaba a ti, pero a ti no te amarán como te amaba yo”; y, por supuesto, por G.A. Bécquer: “pero mudo y absorto y de rodillas como se adora a Dios ante su altar, como yo te he querido desengáñate ¡así no te amarán!”. La poesía llega a mi vida de manera tardía, -quiero decir de una forma más contundente- solo cuando gano una beca en una Universidad en NYC para estudiar literatura hispanoamericana (2002). En St. John’s University, mi profesora y tutora fue Marielize Gazarian, un ejemplo a seguir de dedicación, inteligencia, amor a las letras y excelencia; con ella, otros amigos y yo fundamos la revista Entre rascacielos, producida por los alumnos de la maestría con aval de Sigma Delta Pi, capítulo New York (Sociedad Nacional Colegiada de Honor Hispano). A lo largo de los años, he tratado de mantenerme en el ambiente de la intimidad y por eso me considero una poeta intimista, con algunas publicaciones, entre ellas Desnuda Ánima, publicada por el Ángel Editor, en Ecuador, y también fui una de las ganadoras del concurso “Textos de la peste” (Anales del covid-19) auspiciado por la Casa de la Cultura núcleo Guayas, sección poesía. Mi poética bordea, como dije, el intimismo, las emociones, la necesidad de decir la verdad disfrazada de ficción.

 

Ahora, ya en mi etapa de narradora, me considero muy buena investigadora y por eso mi tema de tesis de graduación de la Universidad de Sao Paulo en el Brasil fue sobre la Novela Brasilera, enfocada en la realidad de un producto como medio de masificación, culturalización y dominación. Este fenómeno brasilero consiguió efectivamente posesionarse a lo largo de 60 años de dominio en las televisoras del Brasil, ha conseguido recrear en la vida real cada una de las ideas que transmitió a través de sus tramas y personajes en el sentido de costumbres y comportamientos sociales.

 

Justamente uno de mis proyectos es convertir mi tesis de licenciatura en un libro, y para esto necesito recopilar la información de los últimos años sobre cómo ha evolucionado y cómo se terminó de posesionar, el impacto que ha tenido en la historia de la TV y cómo funcionó el proyecto al producir una especie de contracolonización del Brasil hacia Portugal.

 

Actualmente estoy trabajando en mi libro de poesía dedicado a la muerte de mi madre. Un libro que está siendo muy difícil de escribir, muy difícil de encontrarme, de encontrar el sentimiento sin que me afecte tanto. Les comparto un poema de este libro.

 

Poema

 

ESCOMBROS

 

La mañana en que murió mi padre

se marchó el lenguaje.

 

Llegaron a casa las grietas,

con sus abismos silenciosos.

Se quedaron sus relojes

y muchas de sus pertenencias.

 

Sigilo absoluto: Madre, te inventaste

una imagen dura para afrontar al mundo,

te convertiste en un verdadero roble,

desde hace cuarenta años, sin él.

 

En las hojas caídas sobre el viento

leí tu vejez.

Y cuando la muerte te sopló los párpados,

hubo solo una pregunta

que continúa asomándose al umbral:

 

¿Dónde ocultaste todos tus escombros?

288 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page